Historia 2017-07-19T12:49:29+00:00

Historia

Desde su inicio, Figueira estuvo prevista como Centro Espiritual y como Centro de Vida Grupal Creativa –arquetipos de vida consagrada para la humanidad, que actúan de modo complementario.

Tres columnas impulsaron el trabajo que hoy se desenvuelve en Figueira: los patrones de conducta para la nueva humanidad; los patrones de cura, armonía y belleza; y el Silencio. En esas columnas estaban representadas las energías de los tres mayores Centros Planetarios: Miz Tli Tlan, Aurora y ERKS, respectivamente.

Tres áreas se manifestaron inicialmente: una resguardaba el Silencio, donde fue levantada la Casa de Retiro, hoy Acolhimento da Esperanza. Otra, el Área da Vida Criativa, correspondía a la columna de los patrones de conducta para la humanidad futura, puestos en práctica por medio de la vida grupal fraterna. Y, en la tercera, los patrones de cura, armonía y belleza, simbolizados por las áreas preservadas, establecían un contacto más directo con los reinos de la Naturaleza. Las demás Áreas que hoy existen fueron surgiendo como desdoblamientos de esas tres columnas.

Con el transcurso del tiempo, el Centro Espiritual se transformó en Monasterios de la Orden Gracia Misericordia, Orden que tiene también Monasterios en diferentes puntos del planeta; y el Centro de Vida Grupal Creativa evolucionó como Comunidad-Luz.

Las Áreas de Figueira y el trabajo como centro de vida creativa también se ampliaron mucho. De ahí surgió la necesidad de constituir la Asociación Comunidad Figueira, para dar una sustentación más efectiva a la estructura que fue manifestada y a la diversificación de las tareas que allí se realizan. La Asociación es, por ende, uno de los aspectos de la Comunidad Figueira –el cual reúne mecanismos para el mantenimiento de su infraestructura y sigue los principios generales de Figueira.

Las extensiones de Figueira, como núcleos situados en otras ciudades, son expresiones de la ampliación de ese trabajo. Siguiendo el mismo impulso, la Casa Luz da Colina se manifestó con el propósito de expandir las actividades de servicio, inspirada en el trabajo del Fraile Pío de Pietrelcina. Incluso como integrantes de la Comunidad Figueira, ellas pueden constituir sus propias asociaciones, lo que así ha ocurrido.